Las crucetas y sus fallas

Las crucetas pueden tenerlas cualquier vehículo que tenga tracción trasera, pero por lo general las suelen tener los todoterreno. Estas se encargan de conectar el diferencial trasero y el eje de la transmisión, lo que permite que el ángulo de la línea de transmisión cambie. En sí, hace que no se rompa el eje de transmisión al permitir que el eje trasero se mueva de arriba abajo.

Cuando las crucetas comienzan a fallar, los sonidos metálicos entre los cambios de marcha se hacen notar, también surgen chirridos y vibraciones cuando la velocidad es alta. Para proceder con el cambio de las crucetas, resulta muy útil reconocer las diferentes averías posibles:

Desgaste normal: en un automóvil casi todo en algún momento falla. Y las crucetas suelen tener mucho desgaste, sobre todo si son vehículos que remolcan frecuentemente a otros. Si se tiene la lubricación adecuada, su vida útil se puede prolongar por mucho tiempo más; solo cumpla con los intervalos recomendados por su fabricante. No obstante, algunas crucetas vienen selladas y no permiten la entrada de lubricantes, en este caso será preciso llevarlo a un taller.

Desalineación: esta es una posibilidad si se le hacen modificaciones al diferencial trasero o si le realiza un montaje de la transmisión al vehículo. Si hay desalineación la vibración que producirá será excesiva, hasta el punto de sacudir la cruceta, esto daña los sellos y la pieza acaba por dañarse. Adaptarle un kit de elevación o colocarle neumáticos de mayor tamaño reduce su vida útil; antes de hacer tal cambio es preferible inspeccionar el estado de las crucetas.

Conexiones sueltas: los tornillos que las mantienen en su sitio pueden aflojarse o, en el peor de los casos, soltarse por completo. Ello es posible por la corrosión o el exceso de traqueteo, incluso es posible que en un principio los tornillos no estuviesen bien apretados. Otra causa es que la carcasa de la transmisión o el diferencial desgastados, causen el mismo efecto.

Claramente una avería de cruceta no es exclusivamente por estas tres razones, hasta el polvo que se absorbe en las carreteras puede ser el causante de los daños. Lo ideal en todo caso es el mantenimiento y la revisión periódica, evitar las averías o repararlas a tiempo marcan una gran diferencia.

Puede reponer los daños sin afectar su presupuesto utilizando piezas de segunda mano, son de buena calidad y los distribuidores legales ofrecen garantía. Haga clic en www.piezasdesegundamano.es y completando un breve formulario en poco tiempo tendrá la pieza que necesita y sin moverse de donde esté.