NEGLIGENCIAS Y FAMILIARES

Los familiares son la otra parte afectada ya que estos son el apoyo psicológico  del afectado. El problema de salud por sí mismo ocasiona situaciones de estrés y de ansiedad

Ya que en muchas ocasiones cuando sucede una negligencia médica, aparte de ver en peligro la salud de su familiar (si no se produce fallecimiento) se pone en marcha un sentimiento de desasosiego al  no  saber muy bien cómo actuar o dónde acudir.

Normalmente terminan desarrollando sentimientos de indefensión ya que en ocasiones sienten que han sido abandonados a su suerte. Este sentimiento puede desencadenar cuadros de depresión .

Como vemos, en ocasiones no todo lo  que  se ve es lo que hay realmente,  el trabajo  final incluye muchas cosas. El papel de los peritos y de los abogados especialistas en negligencias médicas es fundamental para estos casos.

El papel del perito será determinar si el afectado puede sobreponerse a todo lo que le ha afectado  por sí mismo o si necesitará ayuda especializada. Frente a cada circunstancia y dependiendo del apoyo y experiencias cada sujeto reaccionará de forma diferente.

 

El objetivo de una indemnización económica en este caso será reparar el daño moral, es aquí donde entran en juego los abogados especialistas en negligencias médicas.

Ellos serán los encargados de realizar los  movimientos oportunos para que se abra una investigación para conocer si ha habido mala praxis. Además de apoyo legal tanto los familiares como el  propio paciente se sentirán respaldados en todo momento.

Por lo tanto un abogado muchas veces se convierte, tras el psicólogo,en un buen paliador de daños psicológicos futuros.