Aseo y cuidado para las copas menstruales

Para prolongar el periodo vital de estas copas debemos seguir ciertos parámetros y así mantener el producto en óptimas condiciones en su estructura a nivel de salubridad. Recordemos que estamos hablando del uso de una herramienta que está ligada directamente a la zona intima femenina.

Una de las preocupaciones recurrentes para las mujeres en la aparición de afecciones vaginales a raíz de la poca higiene que pueda tenerse durante los días menstruales. Las más probables son la mucosidad constante vaginal, irritación, infecciones urinarias, mal olor y comezón en su contorno.

El uso de una copa menstrual es completamente seguro y no posee ningún agente químico que pueda afectar su salud vaginal. Aun así, debe mantenerse un aseo constante y minucioso para no tener que presentar sintomatologías referentes a las afecciones antes mencionadas.

Generalmente pueden adquirirse productos para el aseo de la copa menstrual. Una de las recomendaciones más importantes será la de no hacer uso de jabones que contengan una alta carga química y que ocasionen un daño a nivel de deterioro en el producto. Es recomendable utilizar solo aquellos con contenido neutro y sin perfumes para no alterar el PH ni posteriores secreciones vaginales.

Si acaba de comprar la copa, debe ser hervida antes de usarla por primera vez por un periodo muy mínimo y que no exceda los 3 minutos. Durante su uso debe ser lavada inmediatamente después de realizar cada extracción, recordemos que estamos manipulando sangre desechada y amerita un cuidado exhaustivo para conservar nuestro bienestar vaginal.

La copa debe ser enjuagada con agua fría y si percibe un cambio en su color, debe ser lavada suavemente con un cepillo para luego ser colocada en agua caliente si así lo desea. Al finalizar la menstruación debe ser esterilizada para luego ser guardada hasta el siguiente periodo menstrual. La esterilización de la copa puede llevarse a cabo, mediante pastillas esterilizantes que puede adquirir en la farmacia de su preferencia.

Si su copa está tomando una coloración amarillenta o marrón, el uso de agua oxigenada podría ser la solución ante este percance. Solo debe ser colocada en un embace, donde pueda quedar completamente cubierta, durante toda una noche. Con eso bastara para que el producto tome su color habitual sin necesidad de hacer uso de químicos que terminen por afectarnos íntegramente.

La mayoría de las copas poseen agujeros por donde circulara el aire para facilitar la extracción. Hay casos donde puede presentarse un olor desagradable aunque ya se haya esterilizado previamente la copa. Es posible que sea porque en estos agujeros aun queden residuos capaces de ocasionar ese olor, es recomendable realizar un nuevo lavado para finalmente guardarlo sin problemas.